martes, 27 de septiembre de 2016

El hijo de César - John Williams (2016)

El hijo de César - John Williams (2016)


Título: El hijo de César
Título Original: (Augustus, 2016)
Autor: John Williams
Editorial: Pàmies
Colección: Histórica

Copyright:
© John Williams, 1972
© Ediciones Pàmies, 2016
Traducción: Christine Monteleone
Edición: 1ª Edición: Marzo 2016
ISBN: 9788416331543
Tapa: Blanda
Etiquetas: novela, histórica, ficción histórica, siglo I a.C, imperio romano, Egipto, antiguo Egipto, epistolar, corrupción, intriga, Marco Antonio, Julio César, Cleopatra, Virgilio, literatura estadounidense, Roma clásica
Nº de páginas: 320


Argumento:

Apoyándose en textos literarios, documentos y cartas, John Williams crea una ficción histórica basándose en el testamento de Julio César para poder entender como se construyó el grandioso Imperio Romano. El heredero, su sobrino Octavio, tendrá que luchar contra el Senado para convertirse en emperador.

Por medio de la comunicación epistolar, Julio César, Marco Antonio, Cleopatra, Tito Livio, Séneca o Cicerón, entre otros, dan voz y ponen en orden la biografía de Octavio y los hechos históricos de la época cronológicamente.

Las disputas y traiciones entre los principales personajes del último siglo antes de Cristo son la mejor manera de adentrarnos en el final de la era más corrupta de Roma y que dio comienzo a otra no menos inquietante.



Opinión:

Terminar con el poder acumulado por las familias de nobles, los Julio y los Claudio, y un régimen político basado en la dictadura y la república, es la razón principal del legado de Julio César. Por él, y para que sea posible unir a las dos dinastías, nombra a su sobrino Octavio como su sucesor, dirigiendo su educación y preparándolo como futuro emperador de todo el Imperio Romano.

En los primeros capítulos se nos narra los primeros años de Octavio, su preparación, tanto en los estudios como en la batalla, sin dejar de lado un importante papel político por el que aprendería de traiciones, y de las amistades con las que podría contar para conseguir el objetivo impuesto por Julio César. Más adelante, con Octavio como gobernador, nos iremos introduciendo en la vida política de Roma y sus consecuencias.

El uso de la narrativa epistolar ayuda a conocer los diferentes puntos de vista, las traiciones y conspiraciones que se iban formando alrededor de Octavio, unas en tiempo real de los acontecimientos y otras como estudio de los grandes pensadores y filósofos posteriores que analizaron en sus memorias la fundación del Imperio Romano. La mezcla de la ficción aportada por el autor y los textos existentes recrean a la perfección cómo pudieron ser aquellos días, alejándose del ensayo y construyendo una trama llena de intriga.

Sus amigos Marco Agripa, Mecenas y Rufo, le acompañan en esta aventura desde su juventud y son los encargados, mediante sus escritos, de dibujar la figura de Octavio como improvisados historiadores, recordando su aprendizaje y los primeros momentos de incertidumbre cuando muere Julio César y conocen su destino; gobernar el Imperio y vengarse de los asesinos de su tío. La complicidad del Senado y las pretensiones de Marco Antonio, inician un juego en los que se enfrentan la lealtad al César y la corrupción. Octavio César Augusto no tiene más remedio que comandar un ejército para devolver la libertad a la República de Roma.

La figura de Marco Antonio es posiblemente la única que le hace sombra a Octavio en la novela, su extremada ambición y su unión con Cleopatra le impulsaron a entrar en guerra con Roma desde Egipto. La narración nos cuenta como se forjaron aquellas alianzas y el desenlace de las batallas, tanto las campañas que emprendió en África como la que libro en alta mar contra Octavio; y que supusieron el fin de Marco Antonio y el principio del poder absoluto para Octavio.

Sorprende en el relato el uso que se hacía del matrimonio, usando éste como moneda de cambio para forjar alianzas dentro del triunvirato formado junto a Marco Antonio y Lépido. De esta forma no es extraño encontrarnos con divorcios y nuevos enlaces entre adversarios que ponían a la mujer al servicio de la historia.

Quizás el personaje que más me ha cautivado, y del que no me importaría conocer más detalles, ha sido el de Julia, la hija de Octavio y Escribonia, su primera mujer; educada por Livia, su segunda mujer y anteriormente esposa de Nerón. Sus matrimonios con Marcelo, Marco Agripa y Tiberio la convirtieron en una mujer poderosa y de gran influencia, dando al relato continuidad en las conspiraciones en torno a su padre, y una imagen extravagante por su afición a los rituales religiosos en los que se consideraba la diosa Afrodita.

Las diferentes tramas que se van originando a lo largo de la vida de Octavio ofrecen una lectura no solamente amena sino acorde con el personaje, históricamente menos conocido que el resto pero no menos apasionante. La inclusión de los poetas e historiadores como Virgilio o Tito Livio enriquecen el texto con sus pensamientos y comentarios.

La última carta que Octavio César escribe antes de su muerte está dirigida al historiador sirio Nicolás de Damasco. En ella narra, de forma exquisita y gracias al buen hacer de John Williams, el resumen de su vida y el gran vacío que le ha ido dejando la muerte de sus amigos.

Un final con calidad literaria que nos lleva, sin dudarlo, a leer otras novelas del autor.

viernes, 23 de septiembre de 2016

La ciudad de la mentira - Iñaki Martínez (2016)

La ciudad de la mentira - Iñaki Martínez (2016)


Título: La ciudad de la mentira
Título Original: (La ciudad de la mentira, 2016)
Autor: Iñaki Martínez
Editorial: Destino
Colección: Áncora y Delfín

Copyright:
© Iñaki Martínez, 2016
© Editorial Planeta, 2016
Edición: 1ª Edición: Mayo 2016
ISBN: 9788423350919
Tapa: Blanda
Etiquetas: España, delincuencia, espionaje, espías, ficción histórica, histórica, II Guerra Mundial, literatura española, novela, prostitución, siglo XX, bajos fondos, contrabando, Tánger, multiculturalidad
Nº de páginas: 464


Argumento:

El 4 de julio de 1939 la embajada de los Estados Unidos en Tánger celebra una recepción a la que acude la comunidad internacional. El régimen franquista comparte el protectorado con los franceses al tiempo que sus relaciones con los alemanes, previas al gran conflicto europeo, se acercan peligrosamente. Marruecos se mantiene a distancia en espera de los acontecimientos futuros.

El secretario del consulado norteamericano, Stanley Mortimer, conoce todos los secretos de la ciudad así como los de sus habitantes. Sus informadores, entre los que incluirá a la periodista Joan Alison, le serán vitales para el nuevo escenario que se presenta cuando Franco decide ocupar la provincia de Tetuán apoyado por el Tercer Reich.

Tánger, ciudad de contrastes, cosmopolita y salvaje, un paraíso para comenzar una nueva vida o una cárcel que te atrapa.

Finalista Premio Nadal 2015.



Opinión:

La primera impresión que me llevo de Tánger en aquella época es la de una ciudad donde todos parecen espiarse mutuamente, donde el conocimiento sobre los demás es imprescindible para seguir viviendo un día más. Convivir con otras religiones, otras culturas o con la constante amenaza de tus enemigos no tenía que ser fácil para sus habitantes; pero al mismo tiempo debía resultar apasionante. Los sentimientos y sensaciones descritas por los personajes, acerca del influjo de la ciudad, atrapan por su sencillez y nos contagia del ambiente que les rodea.

La trama se inicia con la entrada en la embajada de los Estados Unidos de la periodista Joan Alison el día de la recepción por la celebración del 4 de julio. Ante el clima de espionaje que ya había presenciado, parecía que esta mujer, salida de la nada, ya formaba parte de algún juego de segundas intenciones; pero su historia y la investigación que realizan sobre ella despeja las dudas, es simplemente una más de esas personas que acuden a un sitio neutral en busca de emociones para después recogerlas en un manuscrito, que quizá se conviertan en novela.

El secretario, que no pierde oportunidad para incrementar su valiosa información, decide reclutarla poniéndola como acompañante al joven sacerdote Martín Ugarte, quien se encargará de llevarla por todos los rincones sin levantar sospecha. Su estrecha relación pondrá en cuestión los votos que ambos se habían prometido, aportando a la novela un espacio que se aleja del momento histórico y profundiza en las relaciones humanas y en el peso del pasado.

Los datos nos presentan una zona internacional donde conviven las culturas y la prosperidad, pero que también atrae a todo tipo de contrabandistas, delincuencia y prostitución; un arma de doble filo para la llegada de los republicanos, que huyen de España tras el fin de la guerra, o de las primeras familias judías desde los países del Este. Estas circunstancias hacen que sintamos en todo momento la sensación de que todo puede saltar por los aires y la novela se convierta en una batalla campal. Si le unimos la amenaza de los nazis y los planes en África del ejército aliado, os puedo decir que no hay manera de despegarse de estas páginas.

Es en este punto donde la acción se dispara y un grupo de personajes bien seleccionado, entre los que se encuentran Madeleine Didier y Jean-Paul Lègrand, contribuyen a que el episodio histórico se cumpla. La forma de tratar los pormenores de su actuación y como van sorteando los problemas que les van surgiendo, está a la altura de las mejores tramas de espionaje e históricas.

El autor realiza en todo momento un ejercicio de paciencia para no adelantar acontecimientos, relata las pequeñas historias personales sabiendo captar nuestra atención y juega con los amantes tomándose su tiempo. La narrativa hace el resto dibujando una ciudad repleta de extranjeros que pensaron estar de paso.

La identidad de Joan Alison y las similitudes con la película Casablanca son una grata sorpresa al final de la novela, como también lo sería el que pudiésemos volver a encontrarla años después junto a Martín Ugarte; espero leer sobre ellos en los años posteriores a la guerra y seguir descubriendo momentos históricos tan bien expuestos por el autor.

lunes, 19 de septiembre de 2016

Jerusalén - Andrea Frediani (2010)

Jerusalén - Andrea Frediani (2010)
Sinopsis

En vísperas de la destrucción de Jerusalén por la tropas romanas de Tito, un joven miembro de la familia de Jesucristo pone a salvo las memorias de Santiago el Justo, el hermano de Jesús. Mil años después, el documento se halla de nuevo en la Jerusalén asediada por los cruzados, donde la comunidad judía pretende utilizarlo como prueba de su inocencia en la muerte de Jesús y los jefes cristianos tratan de impedir que su mensaje provoque un cisma en la Iglesia.

Jerusalén narra la historia de unos personajes antagónicos pero cuyos destinos parecen condenados a cruzarse. Juntos lucharán por la Ciudad Santa, pero también por sí mismos y por los que aman, intentando al mismo tiempo conservar su dignidad ante el despiadado fanatismo y la intolerancia más feroces cada día, y que presagian la insensata matanza final.

-----
El asedio a la ciudad de Jerusalén por parte de los cruzados, militares cristianos de Europa occidental y peregrinos que se unieron a la causa pintando sobre su pecho una cruz, es el destino de estas páginas. Para comprender las razones de tal empeño hay que remontarse a siglos atrás y a la gran rivalidad entre el judaísmo y el cristianismo por hacerse con el control de la Iglesia.

La acusación de haber dado a muerte a Jesús en la cruz puso a los judíos al otro lado de las creencias religiosas, siendo el cristianismo el gran beneficiado gracias a la libre interpretación de los romanos; a la que siguieron siglos más tarde las lecturas manipuladas de manuscritos, así como la de los evangelios.

La novela, que sigue un orden cronológico riguroso, se apoya en personajes de ficción para crear una trama con la que explicar el confuso y complicado tablero de ajedrez que siempre ha sido Jerusalén. De la convivencia pacífica entre musulmanes y judíos se pasó a su enfrentamiento, y posteriormente a episodios donde los judíos fueron masacrados por los cristianos a semejanza de lo que ocurría entre los seguidores de Mahoma. Las distintas facciones de ambas religiones se enfrentaron entre ellas antes de hacerlo contra las otras religiones.

El caos religioso que se palpa en Jerusalén no es muy distinto al que se narra de otros lugares de Europa y Asia. Teniendo todos en común una sangrienta ferocidad en el campo de batalla, como así lo detallan los capítulos de esta aventura; si algo se puede apreciar en este relato es que el autor no ha ahorrado en imaginación al describirnos los pormenores de los ataques, bien a las ciudades o en el campo de batalla.

Existe un exceso de personajes que no están desarrollados pero que ayudan a comprender el tremendo lío entre bizantinos, musulmanes, judíos y cristianos. El protagonismo principal corresponde a dos mujeres: Rebeca, hija de judíos y encargada de salvaguardar los manuscritos de Santiago el Justo así como de desvelarnos los misterios que en ellos se esconden; e Inés, una joven prostituta que se convierte en guerrera.

Entre ellas se encuentra el normando Ricardo, el típico héroe de toda novela de aventuras que se precie y que contribuye a que la tensión, al encontrarse entre dos bandos de creencias diferentes, gane según avanzamos y nos acercamos más a la batalla final, donde el autor no escatima en mostrarla como la escabechina que tuvo que ser.

La búsqueda de los manuscritos por los cristianos para que no se desvele la verdad y el empeño de los judíos por preservarlos para la humanidad, nos lleva a recorrer con ellos varios escondites y a recrearnos de manera visual con las peripecias de quienes los esconden, pasando de mano en mano y poniendo en peligro a todos.

La disculpa de la religión y la ambición de quienes participaron en la batalla de Jerusalén ponen de manifiesto las mentiras que durante siglos han defendido unos y otros. Los datos históricos, a libre interpretación del autor, nos acercan a cuestiones que hoy en día siguen muy latentes.

La lectura de esta novela gustará a quienes disfrutan de batallas y aventuras, y dará un punto de reflexión para quienes, entre los que me encuentro, no tienen muy claros los hechos principales de varias religiones.
prekes sodui