una calle con lo imprescindible de la música: libros, películas, documentales y biografías;
y mis lecturas...

lunes, 21 de abril de 2014

La red de Caronte - Gemma Herrero Virto (2014)

La red de Caronte - Gemma Herrero Virto (2014)
Sinopsis

Los cadáveres brutalmente mutilados de varias adolescentes aparecen abandonados en parajes apartados de Vizcaya. No hay pistas sobre el asesino, nadie sabe nada del misterioso asaltante y lo único que tienen en común todas las víctimas es que son jóvenes solitarias.

La investigación lleva a la joven forense Natalia Egaña y al inspector de homicidios Carlos Vega a descubrir que el asesino contacta con sus víctimas a través de Internet. Usando el sobrenombre de Caronte se acerca poco a poco a ellas, descubre sus secretos más íntimos y las enamora hasta conseguir una cita que será fatal para ellas. 




-----
Con una portada enigmática, que lleva más a pensar en una novela de corte fantástico que en una novela negra de género policíaco, comencé a leer conociendo algo de su trama, pues la sinopsis me intrigó desde el primer momento. Y no pude tener mejor acierto, Caronte según la mitología era el encargado de llevar las almas al infierno, y la red o telaraña tiene un doble significado: el arma con la que captura a sus víctimas en Internet, ese gran espacio lleno de peligros.

Natalia, joven forense e inexperta, tendrá que lidiar con el inspector Carlos para ganarse un puesto en la investigación y a la vez conseguir atravesar la coraza que él la impone. Dos personajes opuestos que conseguirán unir sus esfuerzos gracias a la importancia del caso que les ha sido asignado y a Gus, un informático desastroso pero eficiente al máximo. Mientras un asesino anda suelto tejiendo una red sin límites, ellos intentarán deshacer alguno de sus hilos y colarse en su mundo, desmontando así al depredador.

La personalidad de Caronte no la conoceremos hasta el final, aunque algunos indicios irán dándole forma y nos mantendrán en vilo en el recorrido de esta trama, con datos que a priori no aportarán resultados pero que en nuestra cabeza quedarán archivados. Un acierto de la autora, que sabe mantenernos atentos y hacernos partícipes de cuanto ocurre, reuniendo desde pequeños esbozos caligráficos a conductas psicológicas, pasando por argumentos tecnológicos que abren la inquietud de quien la lee y nos advierte sobre lo desprotegidos que muchas veces nos mostramos en la red.

¿Es posible conocer rasgos personales de las personas con las que interactuamos?, creo que sí, que no es necesario aplicar trazos y formas a las letras, o timbres de voz, que simplemente por el contexto de una conversación o diferentes palabras utilizadas podemos saber como es el perfil de quien nos envía mensajes, su estado de ánimo o incluso sus mentiras.

Pero prefiero que os dejéis llevar por este relato e intentéis responder por vosotros mismos, os aseguro un buen rato de entretenimiento mientras descubrís a Gemma, una escritora con la que yo al menos repetiré en busca de nuevas emociones.


jueves, 17 de abril de 2014

El trapero del tiempo - Rafael García Maldonado (2013)

El trapero del tiempo - Rafael García Maldonado (2013)
 

Título: El trapero del tiempo
Título Original: (El trapero del tiempo, 2013)
Autor: Rafael García Maldonado
Editorial: Almuzara

Copyright:
© Rafael García Maldonado,2013
© Ediciones Almuzara, 2013
Edición: 1ª Edición, Febrero 2013
ISBN: 9788415338949
Etiquetas: España, Francia, narrativa, intriga, literatura española, novela, siglo XX
Nº de páginas: 458


Argumento:

Gregorio Adames se traslada a Marsella donde va a impartir clases en la Facultad de Ciencias Biológicas. Allí intentará dar forma a una nueva vida, en la que no podrá olvidar sus días en Nerja durante la guerra civil española, al tiempo que desarrolla una amistad con su alumno Antoine Dupont.

Los recuerdos de lo acontecido durante la sublevación franquista y los posteriores movimientos de aquellos que ostentaron el poder en España, marcan la narración de esta trama en la que conoceremos datos sobre la especulación urbanística y los favores que dispuso el régimen alemán para poder establecerse.

Ministros y militares se repartieron la tarta y ahora, en sus horas más bajas, van desfilando frente a nosotros quitándose la máscara y el disfraz y apareciendo con toda sus miserias.

Un relato con el que poder conocer a personajes que manejaron los hilos de una España rota tras la guerra y destrozada tras la dictadura franquista.



Opinión:

En el inicio de la obra el autor nos aclara que cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia, y dice esto por sugerencia porque creo que lo que nos va a narrar va a ser bastante real y aunque utilice nombres ficticios me adentro en sus páginas en busca de reconocer a alguno de estos personajes de nuestra historia más reciente.

Ya desde el principio sospechamos que el nombre utilizado por el protagonista oculta su verdadera identidad y procedemos a buscarle entre todos los personajes que aparecen por esta obra. Pero mientras tanto, nos centramos en conocer la extraña realidad que hizo que gentes de paz y sin afiliación política se vieran inmersas en una guerra en la que todo el mundo parecía culpable, y a su vez cualquiera podía pedirte explicaciones o verte como a un traidor a la patria.

Pero al finalizar fue peor. La impotencia con la que algunos tuvieron que marchar no fue mejor que la vida que otros tuvieron que soportar frente a unos gobernantes que más allá de pensar en el beneficio de un país, buscaron el suyo propio: económico o de simple poder.

El título evoca a Gregorio Marañón: "que todo en la vida se consigue siendo un trapero del tiempo, un comprador de minutos" (pág. 216); en alusión a la necesidad de arañar cada segundo para poder dar forma a los sueños y tener paciencia para la que verdad salga a la luz.


domingo, 13 de abril de 2014

Serapio Guitart. Un yeyé en el franquismo - Antonio Perales (2014)

Serapio Guitart. Un yeyé en el franquismo - Antonio Perales (2014)
Sinopsis

Viste pantalón de campana, es un fardón y escucha The Beatles sin parar.

Ha nacido un héroe, pero un héroe yeyé.

Una delirante novela protagonizada por Serapio Guitart, un superviviente y un aventurero que se mueve en un Madrid envuelto en las tinieblas del franquismo. Un imaginario que pa­rece salido de la pluma de Bruguera en un cruce con The Kinks.

Serapio es singular; con un padre amante de Rafael Farina, un hermano pequeño cuya afición es limpiar boquerones, un amigo vasco pero con cara de moro, un tío que lo obliga a ir a misa y a cumplir con sus deberes de cristiano y una chica que le quiere hacer cambiar The Beatles por The Who, no le quedará más remedio que lidiar con todo ello y refugiarse en aquella España que dejaba los conflictos a un lado para tomarse una copa y que renegó del nodo para escuchar a Los Brincos: la España yeyé.

-----
Difícil ponerme a la altura de los grandes críticos, que a modo de prólogo de esta novela ensalzan las virtudes de Antonio Perales y del dibujo hilarante de Serapio Guitart, un personaje como muchos, pero que tuvo la suerte de vivir la transición de una España en blanco y negro a una de tímidos colores que en su mayoría venían del extranjero. Y aunque muchos fueron, sobre todos los más afincados en el antiguo régimen, los que dijeron que no durarían y que no llegarían a tener un gran color, el relato demuestra que algo estaba cambiando en nuestro país y que atrás iban a ir quedando las coplas y otros estilos musicales: habían llegado para quedarse el Pop, el Rock y otras expresiones artísticas que los yeyés iban imponiendo.

Serapio tiene estilo. Lo que ahora denominamos como "look", tomó forma en aquellos años imitando la manera de vestir que muchos veían en las escasas portadas de los discos o revistas que llegaban en muchas ocasiones desde más allá de nuestras fronteras, siendo Francia, Inglaterra y algo menos los Estados Unidos, las fuentes con las que acudir a una peluquería para cambiar radicalmente de aspecto o a una sastrería para confeccionar de encargo aquellas ropas tan diferentes a las establecidas.

"El mundo de este yeyé primitivo es una mezcla inaudita entre el ambiente de una ciudad aún galdosiana, de la vecindad del tebeo 13, Rue del Percebe, de los requiebros verbales de un sainete de Arniches y del lenguaje zarzuelero y la melodía de una canción de The Beatles...".

No puedo estar más de acuerdo con esta frase de Elvira Lindo al inicio de la novela; los diferentes personajes transmiten esas diferencias culturales y costumbristas, mostrando un cambio generacional en el que se empezaba a romper la continuidad de padres a hijos, en todos los ámbitos.

También Diego A. Manrique acierta al decir:
"... me creo las narraciones de Antonio Perales, Son un disparate, pero transmiten verdades esenciales". Para mí, que viví aquellos años a la sombra de mis hermanos y de un montón de discos de vinilo que ahora conservo, ha sido un paseo al pasado donde me he reencontrado con imágenes que tenía almacenadas en mi memoria. Un rescate que me ha regalado una sonrisa, y es que Serapio me ha devuelto el barrio madrileño de Chamberí, las máquinas de discos, los clubes (ahora disco pub), la Vespa, la marca de tabaco Rumbo (que fumaba mi padre), los billares...

Un libro lleno de música con la que cualquier lector podrá pasear por una época, para muchos desconocida, pero que si algo ha transmitido siempre han sido dos cosas: felicidad y romanticismo. Un tiempo, en el que las actuaciones en directo eran constantes y se desarrollaban en espacios más bien pequeños, donde el contacto con tu ídolo estaba asegurado, tanto física como verbalmente. Nombres como The Beatles, The Who, The Kinks, The Animals, Johnny Hallyday y Sylvie Vartan, se mezclan con nuestro producto nacional: Los Bravos, Los Brincos, Micky y Los Tonys, Los Salvajes, Los Flecos (del que el autor toma el apellido de su bajista para Serapio), y muchos más.



En definitiva, una novela bien escrita. De nada abusa, y su finalidad no es otra que enriquecer la cultura histórica de quien lo lea, sacar una sonrisa relajante y disfrutar con la filosofía de vida de Serapio, asombrarnos por las rarezas de su amigo Gorostiza y de cuantos extravagantes personajes le acompañan en este loco despertar que le lleva sin remedio a buscar su sitio.

Del mismo modo que los críticos a los que hacía referencia al principio, yo también te digo:
gracias Serapio.


prekes sodui