domingo, 19 de enero de 2020

El último paraíso - Antonio Garrido (2015)

El último paraíso - Antonio Garrido (2015)
Sinopsis

En 1929, el joven y avezado Jack Beilis conducía su propio automóvil, vestía trajes a medida y frecuentaba los mejores clubs de Detroit. Pero la brutal crisis que aquel año azotó América lo arrojó, junto a millones de compatriotas, al hambre y la desesperación.

Desahuciado y perseguido por un oscuro crimen, embarcará junto a su amigo Andrew hacia la legendaria Unión Soviética, el idílico imperio en el que cualquier hombre tenía derecho a trabajar y ser feliz, sin sospechar los extraordinarios avatares que les tenía reservados el destino.

Inspirada en hechos reales, con El último paraíso Antonio Garrido funde magistralmente thriller, amor y novela histórica en la dramática epopeya de un superviviente en un mundo dividido. Un formidable fresco de una época convulsa que dio un nuevo rumbo a la Historia.

-----
La trama arranca en el invierno de 1932, en Nueva York, uno de las muchos estados que aún arrastran los efectos del crack del 29. La gran crisis se llevó por delante no solo a los ricos que, arruinados, saltaban por las ventanas de los edificios más emblemáticos; también, la vida de los trabajadores de las fábricas, verdadero motor del país, que asistían con desesperación a la escasez de lo más básico y a la falta de oportunidades. Una situación que se hacía más insoportable, sobre todo, para aquellos que, como nuestro protagonista, Jack Beilis, se habían acostumbrado a un modo de vida donde nada hacía pensar que se pudiese acabar.

Ante tal desesperación, que además en Jack tiene otros ingredientes añadidos, es fácil de comprender que muchos de sus compatriotas acudan en masa al llamamiento que se hace desde las páginas del New York Times para embarcarse rumbo a la Unión Soviética para participar en la puesta en marcha de una fábrica de automóviles que, tras un convenio con la Ford Motor Company, necesita de la ayuda americana para encabezar una nueva patria. El último paraíso que se puede encontrar en la tierra y que vendría a solucionar el futuro de miles de norteamericanos que ahora andan mendigando por las calles de las grandes ciudades.

Quien le convence para viajar es Andrew, un antiguo compañero de estudios que con el tiempo se ha involucrado en la política sindicalista y pertenece al partido comunista de los Estados Unidos, y para quien el sueño ha cambiado de bando aunque ahora se encuentre al otro lado del planeta. Junto a su novia Sue emprenderán un viaje por mar que les llevará hasta Gorki; un destino que les decepcionará. Durante la travesía conocerán a varios de los personajes que más adelante serán fundamentales dentro de esta historia y que se presentan a través de una recreación que, en mi caso, me ha traído a la mente escenas de películas que abordan el tema de la inmigración o de las diferencias entre las clases sociales: un tema que se aborda bastante durante la novela.

Una novela rica en personajes que se nutren entorno a Jack Beilis: Wilbur Hewitt, el director de la fábrica, a quien salva de un accidente a bordo del navío que les traslada; Serguei Loban, el director de operaciones, que actúa más como policía política al estar al frente de los continuos sabotajes a la maquinaria; y Viktor Smirnov, el responsable de las finanzas, a quien le gustan las fiestas, el lujo y las mujeres. Tres hombres, un americano y dos rusos, que se servirán de Jack Beilis para jugar contra los otros dos para dar caza al saboteador que está poniendo en peligro el futuro de la factoría y el éxito de la Revolución de la Unión Soviética. Tres hombres que no serán los únicos que le mientan en su propio beneficio.

Mientras se descubre al culpable podemos apreciar el contraste entre los trabajadores americanos, que han sido contratados por su alta cualificación para arreglar una deficiente maquinaría, desechada por las factorías de Alemania y comprada a precio de saldo; y los rusos, un ejército de campesinos con escasa o nula preparación. En lo que coinciden es en el trato y en la escasez de alimentos, motivos más que suficientes para iniciar una serie de revueltas y de huelgas que tienen sus consecuencias: deportaciones a Siberia para aquellos a los que se acusa de actividades contrarrevolucionarias, principalmente a los norteamericanos.

El alto precio que tiene que pagar Jack por ver cumplido su sueño nos introduce de lleno en un thriller histórico, con episodios basados en hechos reales, que supone un aliciente más para los que nos atrae la época. Un juicio, donde el propio Stalin escucha de primera mano la confesión del culpable, hace subir el ritmo final cerrando de forma magistral esta novela premiada con el Premio de Novela Fernando Lara 2015.
-----


miércoles, 15 de enero de 2020

Morir no es lo que más duele - Inés Plana (2018)

Morir no es lo que más duele - Inés Plana (2018)
Sinopsis

Un hombre aparece ahorcado en un pinar a las afueras de Madrid, con los ojos arrancados de cuajo. En uno de sus bolsillos se halla un misterioso papel con el nombre y la dirección de una mujer: Sara Azcárraga, que vive a pocos kilómetros del escenario del crimen. Frágil, solitaria, bebedora de vodka en soledad, Sara rehúye cualquier contacto con los humanos y trabaja desde casa. El teniente de la Guardia Civil Julián Tresser se hace cargo del caso, asistido por el joven cabo Coira, que se enfrenta por vez primera a una investigación criminal, una investigación difícil, sin apenas pistas, con demasiados enigmas. A medida que el teniente Tresser avance en sus indagaciones, descubrirá unos hechos que darán un trágico vuelco a su existencia y le conducirán a un viaje a los infiernos que marcará su vida para siempre.

Extraordinaria novela con una trama hipnótica encajada como un puzle y con unos personajes con alma que se debaten entre el bien y el mal.

-----
Desde ya mismo, paso a formar parte de la larga lista de seguidores de la escritora Inés Plana. La trama creada alrededor del servicio de la Guardia Civil me ha parecido muy acertada, sobre todo, por no dejarse en el tintero nada de aquellos tiempos en los que sus actuaciones podrían, al menos, ponerse en entredicho; una forma de actuar en la que otros también han errado el tiro precipitándose en la resolución de algún caso, bien por la falta de efectivos o por la negligencia de algunos mandos, acomodados en destinos donde aplicaban su propia ley. Esa España apartada que, afortunadamente, cada día vamos dejando un poco más lejos, ya iba siendo hora.

El protagonista principal es el teniente de la Guardia Civil Julián Tresser, a quien conoceremos en profundidad a medida que avanza el caso; la muerte por ahorcamiento de un hombre. Las escasas pistas nos obligarán a participar en la investigación y trasladarnos a diferentes puntos de la provincia de Ávila, donde se desarrolla la mayor parte de la acción; y a otras localizaciones de la sierra de Madrid, donde vive Sara Azcárraga, la otra víctima, una mujer con graves lagunas psicológicas que le hacen desde niña confundir la realidad tendiendo a separar pasado y presente.

Los datos que vamos recopilando son insuficientes, pero por suerte para nosotros vamos a conocer al asesino antes de tiempo así como los motivos que ha tenido desde niño para odiar a todo el mundo, incluida su familia más directa. El estremecedor relato de su historia nos ayuda a entender qué ha sucedido. Quien no terminará de comprender será el teniente Tresser quien recibirá un duro golpe que pondrá patas arriba su vida haciendo que los fantasmas del pasado vuelvan a visitarle para desmontar los recuerdos de su infancia.

Para los miembros de la Guardia Civil no corre la misma suerte, ellos deberán avanzar en la investigación con lo poco que tienen a mano: la implicación de Sara por el asesino, cuando este le deja los ojos arrancados de la víctima en su frigorífico. Único hilo del que tirar y que supondrá revolver en la historia de vida de la mujer. Cuando los tres personajes se acerquen en espacio y tiempo todo esto no habrá hecho nada más que empezar, ganando en intensidad al ir descubriendo secretos que duelen más que la muerte.

Los diferentes personajes que acompañan el relato tienen a su vez sus propias historias que contar, paralelas a la trama principal y de las que posiblemente conozcamos más detalles en sucesivas entregas de esta nueva serie policíaca. Entre ellos, de Luba, una niña que desaparece durante el desarrollo de la novela y que volverá a cobrar protagonismo en la segunda entrega "Antes mueren los que no aman"; yo al menos ya estoy intrigado y espero poder leer la continuación de estas subtramas muy pronto.

Si os habéis sentido atraídos por la portada, no lo dudéis, el interior no os va a defraudar y la autora tampoco.
-----


sábado, 11 de enero de 2020

Las ventanas del cielo - Gonzalo Giner (2017)

Las ventanas del cielo - Gonzalo Giner (2017)
Sinopsis

En la Edad Media hubo quien levantó magnas catedrales, pero fueron los maestros vidrieros quienes las convirtieron en las ventanas del cielo.

Hugo renuncia al destino que su padre le ha marcado. Su decisión hace que abandone Burgos, y también a Berenguela, su amiga, y a su ambicioso hermanastro, Damián. Nada más dejar la ciudad descubre que su padre está siendo traicionado y ha de huir para salvar la vida. Se embarca en un ballenero en el que conoce a Azerwan, un fascinante esclavo con quien viaja después a África. Allí, un fatal suceso le hace escapar de nuevo, esta vez con una mujer, Ubayda, y un singular halcón, Aylal, persiguiendo su destino: el arte de hacer vidrieras.

Una novela épica y de aventuras que se desarrolla entre España, el norte de África, la ignota Terranova y las más pujantes ciudades europeas en una época deslumbrante.


-----
El marco histórico donde se desarrolla esta novela hay que extraerlo de una segunda lectura, del poso que va dejando el argumento mientras que los personajes centrales, los hermanos Hugo y Damián de Covarrubias, toman caminos diferentes por expreso deseo de su padre, don Fernando, un comerciante de lanas de los más prósperos de Castilla. Este detalle, que podría carecer de importancia, nos introduce de lleno en el tremendo comercio que la Castilla de la reina Isabel, la católica, tenía con otras poblaciones de la península y ciudades europeas más avanzadas, para lo que se hizo imprescindible la flota del cantábrico.

La trama da comienzo cuando don Fernando ha de decidir cual de sus hijos seguirá con el negocio familiar; si Hugo, el hijo legítimo o Damián, el hijo de su segunda esposa. Tras algunos incidentes, la decisión no se hace esperar y acompañaremos a Hugo en un viaje donde tendrá que realizar los trabajos más penosos bajo la vigilancia impuesta por su padre. El castigo le irá deparando una serie de aventuras en las que se verá obligado a participar; un tiempo para hacer buenos amigos e ir sorteando enemigos que condicionarán su futuro. La primera de ellas le hará buscar refugio como polizón en un barco, interrumpiendo su viaje a Brujas y poniendo rumbo a las costas de Irlanda a la captura de ballenas.

Mientras que Damián, recibirá toda suerte de oportunidades así como el encargo de acudir a Flandes para establecer relaciones con diferentes compradores. También incluirá en el premio a su fortuna la mano de Berenguela, que, obligada por sus padres, tendrá que renunciar al amor que ha sentido desde niña por Hugo. Un matrimonio que veremos descomponerse, al tiempo que lo hará el negocio familiar de la lana y aumenta la lista de enemigos de Damián.

Si en el mar, Hugo conocerá la paz, transmitida por su nuevo amigo, Azerwan; será en África, donde ambos explotarán una mina de sal y se harán inseparables, al igual que lo harán su mujer Ubayda y Aylal, una hembra de halcón que le salvará la vida en más de una ocasión. Las caravanas del desierto o la influencia del Islam también se asoman a estás páginas.

Aventuras que no cesan hasta que da comienzo la segunda parte, en la que Hugo encamina por fin sus sueños y ayudado por los buenos consejos de sus amigos consigue formarse como futuro maestro del vidrio. A partir de aquí los episodios se vuelven más apasionantes al asistir al proceso de la transformación del sílice o la arena al fundirse con el fuego, por el encuentro con el color y la manera de obtenerlo y por dejarnos atrapar por las historias que nos cuentan como se transmitían los mensajes del evangelio: a través de las imágenes que cobraban vida en las vidrieras por el efecto de la luz del sol y también por el de las sombras que dejaban formas caprichosas y diferentes a cada momento; algo imprescindible dado que la mayoría de la gente, durante la edad media, no sabía leer ni escribir.

Y si hasta aquí todo es sugerente, acercaos a la narrativa del autor y comprobad por vosotros mismos el placer de sumergirse en una novela histórica, plagada de aventuras y leyendas, como las que relataba Azerwan, con frases de superación y sueños por cumplir. También, para conocer la influencia europea en nuestra arquitectura y de los elementos que, como las vidrieras, se convirtieron en el remate final que dio sentido al gótico. Seguro que a partir de ahora, seguiré la recomendación de Gonzalo Giner y buscaré para mi recreo vidrieras como la de la cartuja de Santa María de Miraflores, en Burgos, o la catedral de León, cuyo interior está ilustrado en la portada.
-----


prekes sodui