sábado, 22 de abril de 2017

La cinta roja - Carmen Posadas (2008)

La cinta roja - Carmen Posadas (2008)
Sinopsis

Pocas veces la realidad ha dado un personaje de vida tan intensa y aventurera como Teresa Cabarrús, la dama española que, según la leyenda, logró acabar con el Terror en la Revolución francesa.

Para sus detractores, una arribista que hizo de la frivolidad su religión y de la seducción una forma de supervivencia. Para sus admiradores, una mujer que consiguió salvar a muchos inocentes de la muerte y que mereció que la llamaran Nuestra Señora del Buen Socorro.

En lo que todos están de acuerdo es en que la turbulenta historia de amor que vivió con el revolucionario Tallien fue el momento culminante de una vida extraordinaria: aristócrata, rea de la guillotina, amante de asesinos y de futuros emperadores, fue revolucionaria y también princesa y madre de diez hijos.

Una mujer así merece ser la protagonista de una novela memorable: Carmen Posadas la rescata del olvido y recrea en primera persona su vida apasionada y llena de claroscuros.

-----
Bella, espía, prostituta de lujo, aventurera..., son muchos los calificativos que el lector se encuentra al indagar en la vida de Teresa Cabarrús, como también lo son las distintas vidas que vivió en el convulso periodo de la Revolución Francesa y el posterior ascenso de Napoleón. La intriga que rodea cualquier situación en la que participa hace que este relato sea toda una aventura donde no sólo conoceremos datos de un periodo histórico, sino que además nos dejaremos llevar por momentos de seducción, secretos de alcoba compartidos con personajes importantes de la política tanto de Francia como de España, pequeños actos de rebeldía y una lucha constante y personal por hacer el bien y socorrer a los más desfavorecidos.

La Revolución Francesa era todo esto y mucho más, y a través de su personaje protagonista presenciaremos en primera persona el modo de vida de las diferentes clases sociales, el miedo de la gente en las calles o el terror que sufrían quienes pasaban por las cárceles en espera de la temida guillotina.

Sorprende la recreación del trágico momento con la interpretación de los nobles pensando en como iba a suceder ésta, qué ropas ponerse, cómo caminar, qué decir; incluso el humor de algunas mujeres que simulaban con una cinta roja la sangre que después brotaría de su cuello. La mezcla de lo atroz del documento y el talante festivo de los franceses están reflejados de manera descriptiva y captan la atención por lo surrealista que parece.

Teresa narra sus recuerdos en orden cronológico desde su nacimiento en Carabanchel hasta sus últimos días con Napoleón, un largo periodo de tiempo que es una parte importante de la historia de Francia y que no tuvo  el desenlace que los revolucionarios hubieran deseado, aunque sí sirvió para hacer una buena limpieza entre aquellos que se dedicaban a robar al pueblo y a reírse en su cara con sus fiestas y tren de vida. ¡Bendita guillotina!

En España se fraguaba la fundación del Banco de San Carlos, actualmente el Banco de España, gracias a la visión de su padre Francisco Cabarrús, un francés que supo aprovechar su amistad con lo más selecto de la Corte, Consejero de Carlos IV y muy amigo de Olavide y Godoy; así que las tramas de conspiraciones y saqueo ya le venían a la pobre Teresa en sus genes.

Y como todo esto resultaba insuficiente para el bienestar familiar, la madre hizo las maletas y se la llevó a París. Ciudad tan hermosa como llena de vicios a los que supieron acomodarse de la mano de María Antonieta; normal que su destino estuviese tan vinculado a la cinta roja que años después prepararon para ella.

Los que hayáis llegado a este punto habréis notado un cierto tono de chufla en mis palabras y es que aun estando ante un momento histórico como este es gratificante contar con la narrativa de Carmen Posadas, siempre tan ocurrente y sabiendo poner una nota de humor a cualquier aventura; y he de decir que ésta es de las de no parar, pues en cada episodio vuelca todo su ingenio para hacernos disfrutar con la vida tan movida que tuvo Teresa Cabarrús.

París es uno de los personajes de esta novela y a través de Leandro Fernández de Moratín conoceremos datos importantes como las fiestas y sobre todo de la moda que imperaba en la ciudad, así como de una nueva corriente literaria y social a la que llamaban romanticismo. Las conversaciones que mantuvo con él y las enseñanzas que más tarde recibió al quedarse sola, la sirvieron para el propósito por el que había viajado; pescar un marido.

En este aprendizaje es donde el relato se vuelve más íntimo dándonos a conocer las estrategias que empleaban las mujeres para coquetear y conseguir de los hombres todo aquello que fuera menester, desde un marido con buenos ingresos a secretos de Estado pasando por un buen número de aventuras amorosas que escandalizaban a un pueblo harto de sufrir la pobreza.

La revolución se vive como un caldo de cultivo alimentado por la nobleza y consumido por gentes de toda condición que sin más armas que la unión consiguieron acabar con una lacra que no les dejaba ningún porvenir. Los emocionantes episodios donde se narran estos hechos nos atrapan por la mezcla de sensaciones dramáticas y humorísticas.

Nombres como Luis XVI, Robespierre, Marat, La Fayette, Tallien, Talleyrand o Josefina, a quien conoció en la cárcel y jugó un papel muy importante para su nueva vida una vez acabados los días de la Revolución y los primeros compases de la I República, acompañan la vida y las aventuras de Teresa Cabarrús. Con Napoleón alcanzó otro status en la sociedad y sus méritos del pasado por la liberación de muchos cautivos tuvieron mucho peso, el sobrenombre de Nuestra Señora del Buen Socorro lo tenía muy merecido; y eso que ser española y tener un padre consejero del rey Borbón Carlos IV en España no le fue de gran ayuda.

Por mis palabras habréis deducido también que os recomiendo esta novela por múltiples razones, la principal es que os va a entretener y de paso refrescaréis datos históricos situando a muchos personajes que aparecen en ella. Pero lo mejor es la vida tan intensa de esta mujer que supo ir adaptándose a las diferentes situaciones y que plantó cara con sus encantos a los más principales nombres de la historia de Francia. 
-----

3 comentarios :

  1. Sólo he leído un libro de la autora, que me gustó, pero hace bastante. A ver si me animo con otro. ESte pinta bien.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  2. Pues éste no lo conocía. Y pinta muy bien. A ver si me estreno de una vez con esta autora.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola, buenas! He encontrado tu blog por casualidad y me he hecho seguidora. Yo acabo de comenzar con el mio. Estaría encantada de que le echases un vistazo, te espero en:

    http://milibroymicafe.blogspot.com.es/

    Saludos! :)

    ResponderEliminar

prekes sodui