lunes, 7 de diciembre de 2015

El crimen de Orcival - Émile Gaboriau (1866)

El crimen de Orcival - Émile Gaboriau (1866)
The Pride of Dijon (1879)
William John Hennessy
Sinopsis

Se ha cometido un asesinato en los terrenos del Castillo de Valfeuillu, propiedad del conde de Trémorel. Dos cazadores furtivos han encontrado el cadáver de su esposa Berthe sumergido en un cañaveral. Mientras la policía local de Orcival está convencida de haber encontrado a los culpables y da por concluida su línea de investigación, llega un policía especial de la Sûreté de París, el inspector Lecoq, que se hace cargo del caso. El astuto detective inicia su propia investigación —caracterizada por el constante uso del método deductivo— recolectando pruebas, estudiando exhaustivamente el escenario y las posibles circunstancias del crimen, entrevistando a los testigos y analizando los posibles móviles de los sospechosos.

El crimen de Orcival (1866) nos envuelve desde la primera escena en una atmósfera de suspense creciente que nos conduce a través de un vertiginoso recorrido de deducciones y suposiciones. Conspiraciones, sospechas, mentiras, chantajes, documentos secretos, celos, adulterio…, todo debe pasar por el tamiz de la mente deductiva de Lecoq, convirtiendo la novela en una suerte de thriller de perfecta factura que mantiene en vilo al lector hasta la última página.

-----
De nuevo, la editorial dÉpoca nos sorprende con una introducción para adentrarnos en los inicios de la novela policíaca. En este caso abre con un extenso debate en el que circulan personajes influyentes de la literatura, exponiendo cada uno de ellos su inclinación hacia quién fue el pionero. Defensores de la literatura francesa e inglesa esbozan esos inicios y harán que posteriormente, al leer, seamos nosotros quienes valoremos esos pequeños detalles que consiguen atraparnos con las novelas del género.

Uno de los elementos que recrea precisamente esta novela es la Brigada de la Sureté, una policía secreta formada por exconvictos creada por Napoleón en 1812. Una novedosa manera de investigar los asesinatos en un país en el que los asistentes a los teatros y los consumidores de folletines demandaban mayor respuesta a los crímenes, y por supuesto, mejores y más ricas formas de entretenimiento.

Y digo esto porque, como veremos en la novela, da la impresión de que la curiosidad del público alrededor de un caso, se acrecienta en su participación y parecemos asistir al inicio también de los juicios paralelos. Montones de ideas en busca de un culpable y las distintas especulaciones de los motivos de cualquier crimen, por simple que éste parezca.

La figura del inspector Lecoq es un heredero de muchos personajes literarios, es el verdadero protagonista ante el crimen y los hechos, y su capacidad de deducción o el arte para confundirse en los escenarios con sus caracterizaciones van dejando a un lado todo ello para empatizar con su personaje y seguirle la pista de cuanto ve, escucha o siente. El lector de novelas de este estilo no perderá detalle de su actuación sabiendo que cualquier dato es importante para esclarecer un caso que, aunque sencillo a simple vista, encierra interminables y sugerentes pistas.

La trama tiene su inicio con la aparición del cadáver de la condesa de Trémorel en el condado de Orcival, Courtois, el alcalde, y el padre Plantat, el juez de paz, son los primeros en hacerse cargo de todo cuanto acontece. A ellos se les une posteriormente el juez de instrucción, pero la inexperiencia y el querer a toda costa cerrar un caso lo más rápidamente posible, les hace culpar de los hechos a los primeros que pasan por allí.

A partir de la entrada en escena del inspector Lecoq, y sus métodos, la novela cobra un nuevo empuje. Las relaciones de los condes y su fortuito matrimonio tras la muerte del anterior marido de la condesa, se van desgranando con la ayuda del juez de paz, el padre Plantat, único conocedor de la historia familiar y ayudante del inspector para ver lo que otros ni siquiera intuimos.

Entre los dos forman un tándem que nos irá sorprendiendo con sus averiguaciones e intuiciones, además un relato biográfico del conde de Trémorel se convierte en el eje para comprender parte de la historia en la que desencadena el crimen que se está investigando.

El suspense que se crea en la novela crece a lo largo de sus páginas, a él contribuyen dos historias de celos e infidelidades que no enturbian el género principal de la novela. Su forma de narrar y los personajes secundarios juegan un papel coral en el que el inspector Lecoq sale fortalecido; y al que no me importaría volver a encontrarme en nuevas investigaciones.

No os cuento nada más, es un novela que merece la pena que descubráis.


Y como regalo para el blog:

"Una vez alcanzada esa enorme plaza ubicada al final del Boulevard Bourbon..."
-----


18 comentarios :

  1. Me encantan las portadas de esta editorial. Esta semana acometeré la lectura de uno de sus libros y éste me lo apunto.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaré atento; para mí éste es de los mejores, te lo recomiendo,
      besucus

      Eliminar
  2. Es una editorial de lujo, y tu reseña me convence de que ademàs de ser un envoltorio precioso merece ser leido, me lo apunto!
    Besucos

    ResponderEliminar
  3. Un libro que ya tenía fichado, que esta editorial nunca decepciona.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y cada día acierta más en sus propuestas,
      besucus

      Eliminar
  4. La verdad es que estas novelas son impresionantes todas. No sólo en cuanto a la encuadernación que ya es maravillosa sino porque son historias muy bien seleccionadas. A ver si tengo ocasión de leerla.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, es un placer tener estos libros entre las manos y leer las historias que nos seleccionan,
      besucus

      Eliminar
  5. Tuve un tropiezo con esta editorial pero con los libros de misterio y de corte detectivesco siempre me ha ido bien. Estos libros son una delicia y un placer para los lectores. Tengo primero Grammercy Park para la carta a los Reyes. A ver si cae alguno más.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido contigo, los de este género son los que más me motivan; El misterio de Gramercy Park espero leerlo también,
      besucus

      Eliminar
  6. Ya lo tengo apuntado y la verdad me apetece mucho. Besinos.

    ResponderEliminar
  7. No lo he leído aún. Lo he visto mucho en las redes sociales, la verdad que esta editorial tiene impresiones preciosas... pero no me he animado aún.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acertarás con todos, sobre todo con los de misterio y policíaca,
      besucus

      Eliminar
  8. Me encantó! Lecoq y Plantat son unos auténticos investigadores, y deductores!
    Besos

    ResponderEliminar
  9. JOoo qué bonito estos libros. Aunque no de tiempo a leerlos bien merece la pena solo por tenerlos jejeje. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son una maravilla y leyendolos se descubren historias qe posiblemente pasarían desapercibas para la gran mayoría; me incluyo,
      besucus

      Eliminar

prekes sodui